Invocación a Satán

Publicado en General el 8 de Julio, 2005, 18:14 por Akkuar

INVOCACIÓN A SATAN

 

In nomine Dei nostri Satanas Luciferi excelsi!

 

En el nombre de Satán, el Señor de la Tierra, el Rey del Mundo, ordeno a las fuerzas de la Oscuridad que viertan sobre Mí su poder Infernal!

 

Abrid de par en par las Puertas del Infierno y salid del Abismo para saludarme como su hermano y amigo!

 

Concededme las indulgencias de las que hablo!

 

He tomado vuestros nombres como míos! Vivo como las bestias del campo, regocijándome en la vida carnal! Favorezco al justo y maldigo lo podrido!

 

Por todos los Dioses del Averno, ordeno que todo lo que diga suceda!

 

Avanzad y responded a vuestros nombres manifestando

 

INVOCACIÓN DE DESEO

Avancen, grandes engendros del abismo y hagan manifiesta su presencia. He colocado mis pensamientos sobre el brillante pináculo que brilla con el deseo escogido de los más álgidos momentos y crece fervientemente en el intenso oleaje.

Manden el mensajero de deleites voluptuosos, y que estas visiones obscenas de mis más oscuros deseos tomen forma en mis futuros actos y acciones.

Desde la sexta torre de Satán vendrá una señal que se unirá con las sales internas, y de esta manera moverá el cuerpo de la carne de mi deseo.

He dispuesto mis símbolos y preparado mis adornos de lo que va a ser, y la imagen de mi creación acecha como un basilisco oculto esperando la hora de ser liberado.

La visión se convertirá en realidad y a través del sustento que da mi sacrificio, los ángulos de la primera dimensión se convertirán en la sustancia de la tercera.

Salid al vacío de la noche y atravesad la mente que responde con pensamientos que la llevarán al camino del abando lascivo.

(Hombre) Mi vara está erguida! La fuerza penetrante de mi veneno destrozará la santidad de la mente que está árida de deseo, y mientras la simiente cae, sus vapores se dispersarán dentro del cerebro atontándolo hasta quedar indefenso, acorde con mi voluntad!

En el nombre del gran dios Pan, que mis pensamientos secretos sean ordenados en el moviminto de la carne que deseo!

Shemhamforash! Hail Satan!

(Mujer) Mis órganos genitales arden en llamas! El gotear del néctar de mi grieta ansiosa actuará como polen para ese cerebro aletargado, y la mente que no siente deseo se agitará de repente con desenfrenado impulso. Y cuando mi impetuoso oleaje sea saciado, comenzará a fluir de nuevo. Y ésa carne que deseo vendrá a mí. En el nombre de la Gran Ramera de Babilonia, y de Lilith, y de Hécate, que mi deseo sea satisfecho!

Shemhamforash! Hail Satan!

INVOCACIÓN DE COMPASIÓN

Con la furia de la angustia y la ira sofocada,  alzo mi voz, enrolladas en trueno retumbante, para que podáis oírme! Oh grandes errantes de la oscuridad, oh guardianes del camino, oh servidores del poeroso Toth! Moveos y apareced! Preséntense ante nosotros en su benigno poder, de parte de aquel que cree y está siendo presa de tormento.

Aíslenlo en el baluarte de su protección, ya que no merece la angustia y no la desea.

Que quien esté contra él quede impotente y vacío de toda sustancia.

Socórranlo a través de fuego y agua, tierra y aire, para que recupere lo que perdió.

Fortalezcan con fuego la esencia vital de nuestro amigo y compañero, nuestro camarada del Camino de la Mano Izquierda.

Que la tierra y sus placeres vuelvan a entrar en su cuerpo, a través del poder de Satán.

Que sus sales vitales fluyan sin estorbo alguno, para que saboree los néctares carnales de sus deseos futuros.

Golpead a su adversario, formado o sin forma, para que pueda resurgir alegre y fuerte del mal que lo aflige.

No permitáis que ninguna misfortuna se cruze en su camino, ya que él es de nosotros, y por lo tanto debe ser cuidado.

Restaurádle su poder, su alegría, su dominio infinito que la adversidad le ha arrebatado.

Construid alrededor de él, y en su interior la radiantez exultante que anunciará su salida del mal que lo tiene atrapado.

Esto es lo que ordenamos, en el nombre de Satán, cuya misericordia florece y cuya sustancia prevalecerá!

Mientras reine Satán, lo hará aquél cuyo nombre suena de ésta manera: (nombre) es la vasija cuya carne es como la tierra; vida eterna, por los siglos de los siglos!

Shemhamforash! Hail Satan!

INVOCACIÓN DE DESTRUCCIÓN

Mirad! Las poderosas voces de mi venganza atraviesan la quietud del aire y permanecen como monolitos de ira sobre una llanura de serpientes agitadas. Me convierto en una máquina monstruosa de aniquilación para descomponer el cuerpo de quien me ha ofendido.

No me arrepiente el hecho de que mi llamado cabalgue los huracanes que multiplicarán el aguijón de mi amargura. Y grandes formas negras y viscosas surgirán de de los pozos más profundos y vomitarán su pustulencia en su cerebro.

Llamo a los mensajeros de la ruina para que hieran con siniestro deleite esta víctima que he escogido. Silenciosa es esa ave que se alimenta de la pulpa del cerebro de quien me ha atormentado, y la agonía que tendrá lugar se alimentará a sí misma en temblores de dolor, solo para que sirva como señal de advertencia a aquellos que quisieran herirme.

Oh, vengan, en nombre de Abaddón y destruyan a aquél cuyo nombre doy como señal.

Oh grandes hermanos de la noche, que hacen mi lugar de descanso, que cabalgan sobre los ardientes vientos del infierno, que habitan en la morada del Diablo; Muévanse y aparezcan! Preséntense a aquél que sostiene la podredumbre de la mente que mueve la asquerosa boca que se mofa de lo justo y lo fuerte! Desgarren esa lengua y cierren su garganta, Oh Kali! Penetra sus pulmones con aguijones de escorpiones. Oh Sekhmet! Arroja su sustancia al lúgubre abismo. Oh poderoso Dagón!

Clavo la bífida púa del infierno en su carne, y mi sacrificio de venganza yace maravillosamente empalado!

Shemhamforash! Hail Satan!


EL LENGUAJE ENOQUIANO Y LAS CLAVES ENOQUIANAS

     El lenguaje mágico utilizado en los rituales Satánicos es el Enoquiano, un lenguaje que se cree más antiguo que el Sánscrito, con sonido gramatical y báse sintáctica. En ciertos sonidos se parece al Árabe, y en otros al Hebreo y al Latín. Apareció impreso por primera vez en 1659 en una biografía de John Dee, el famoso vidente y astrólogo de la corte inglesa del siglo XVI. Esta obra, escrita por Meric Casaubon, describe las actividades ocultistas de Dee con su asociado, Edward Kelly, en el arte de la clarividencia.
     En lugar de la típica ola de cristal, Kelly, quioen era quien hacía las veces de vidente, utilizaba un trapezoedro de múltiples facetas. Los
"ángeles" de los que habla kelly en su primera revelación de las Claves Enoquianas, obtenidas gracias a las ventanas del cristal, son "ángeles" sólo porque los ocultistas de todo género sufren de constipación metafísica hasta el día de hoy. Ahora que todo está más claro, y los "ángeles" son vistos como "ángulos"(*) y las ventanas a la cuarta dimensión se abren y conducen a la temida Puerta del Infierno.
     He presentado mi traducción de las siguientes llamadas con una revisión un tanto arcaica pero perfectamente Satánica de la traducción utilizada por la Golden Dawn en la última mitad del siglo XIX. En Enoquiano, el significado de las palabras, combinado con la calidad de las palabras, se unen para crear un parámetro sonoro que puede causar una reacción tremenda en la atmósfera. Las cualidades tonales 'barbáricas' de este lenguaje le da un efecto verdaderamente mágico que no piede ser descrito.

     Durante muchos años las Claves, o Llamadas Enoquianas, han permanecido revestidas de secreto. Las pocas impresiones que se han hecho hasta ahora eliminan completamente la redacción correcta, ya que la traducción apropiada ha sido disfrazada con la utilización continua de eufemismos, y diseñadas solo para despistar al mago inepto o al inquisidor de turno. Apócrifas como se han vuelto (y quién puede decir que terrible realidad provoca la "fantasía"), las llamadas Enoquianas son las semillas Satánicas de fe. Libres de términos como "sagrado" y "angélico", y grupos de números escogidos arbitrariamente, el propósito de los cuales es actuar como sustitutos de palabras "blasfemas"; he aquí, pues, las verdaderas Llamadas Enoquianas, tal como fueron recibidas de una mano desconocida.(**)

*Juego de palabras en Inglés entre angles (ángulos) y angels (ángeles) --Nota del Traductor

**La versión no censurada por Anton LaVey

 

LA PRIMERA CLAVE ENOQUIANA

La Primera Clave Enoquiana representa una proclamación inicial de Satán, declarando el principio de las leyes de las teologías temporales y de los poderes perdurables que residen en quienes son lo suficientemente intrépidos para reconocer los principios y absolutos terrenales.

LA SEGUNDA CLAVE

Para poder rendir homenaje a los deseos que sostienen la continuidad de la vida, en sí misma, la Segunda Clave Enoquiana extiende su reconocimiento a nuestra herencia terrena, y la convierte en un poderoso talismán.

Pueden oir vuestras voces de asombro las alas del viento?; Oh Tú! el gran engendro de los gusanos de la Tierra!, a quien el fuego del Infierno retiene en la profundidad de mis fauces!, a quien me he preparado como para una boda, o como flores que adornan las estancias de la lujuria y el deso! Tus pies son más fuertes que la piedra! Tu voz más poderosa que los vientos huracanados! Porque serás como una edificación como no la hay, salvo en las mentes de las manifestaciones Todo Poderosas de Satán! Levántaos, dice el Primero! Moveos pues hacia sus sirvientes! Mostraos en poder, y hacedme un poderoso vidente de todo, porque soy Él que vive por siempre!

LA TERCERA CLAVE

Mirad! dice Satán, soy un círculo en cuyas manos reposan los Doce Reinos. Seis son los tronos del hálito de vida, el resto son afilados como hoces, o los Cuernos de la Muerte! En su interior las criaturas de la Tierra son y no son, excepto en mis propias manos que duermen y se levantarán!
     En el primero os hice administradores de mi voluntad y os coloqué en los Doce Tronos, dándoos sucesivamente a cada uno de vosotros potestad  durante las Nueve Edades del tiempo, para que  desde los cimientos y los rincones de tu gobierno puedas ejercer mi poder, derramando el fuego de la vida de manera que crezca incesantemente sobre la Tierra. De esta manera te conviertes en la encarnación de la verdad y la justicia. En el nombre de Satán, Levantaos! Revelaos! He aquí! Mirad cómo su misericordia florece, y su nombre se ha vuelto poderoso entre nosotros. Y en su nombre decimos: Moveos! Ascended! y sed con nosotros, en vuestras creaciones,  partícipes de Su sabiduría secreta.

LA CUARTA CLAVE

La Cuarta Clave Enoquiana se refiere a los ciclos de las edades del tiempo

He colocado mi pie en el Sur, y he mirado a mi alrededor, diciendo: No son los truenos quienes reinan en el segundo águlo? Bajo quien he colocado a quienes nadie ha contado todavía, a excepción de Uno; en quien el segundo prncipio de las cosas son y fueron fuertes, añadiendo sucesivamente los números del tiempo, y sus poderes se hallan en el primero de los nueve! Emerged! hijos del placer, y visitad la Tierra; porque yo soy el Señor, vuestro Dios, que es y vive por los siglos de los siglos! En el nombre de Satán, Moveos! y mostraos como mensajeros alegres, para que podáis adorarlo entre los hijos de los hombres!

LA QUINTA CLAVE

La Quinta Clave Enoquiana afirma el lugar Satánico que le corresponde a los sacerdotes y hechiceros tradicionales sobre la Tierra, con el propósito de dirigirlos erradamente.

Los poderosos sonidos que han entrado en el tercer ángulo y se están convirtiendo en sembrados de tonterías, sonriendo con desprecio hacia la Tierra, y habitando en la claridad del Cielo como consoladores perennes de los destructores del ser.

Sobre quienes he cimentado los pilares de la alegría, los señores del bien, y les obsequié con vasijas para que poblaran la Tierra con sus criaturas. Son los hermanos del Primero y el Segundo, y al principio de sus tronos, los cuales están adornados con miríadas de lámparas siempre ardientes, cuyos números son como el Primero, los fines, y el contenido del tiempo!

Por lo tanto, venid y obedeced a vuestra creación. visitadnos en paz. Convertidnos en receptáculo de vuestros misterios; por qué?

Nuestro Amo y Señor es el todo-en-Uno!

LA SEXTA CLAVE

La Sexta Clave Enoquiana establece la forma y estructura de lo que se ha convertido en la Orden del Trapezoide y la Iglesia de Satán.

Los espíritus del cuarto ángulo son Nueve, fuertes en el trapezoide, de quien el primero ha formado, un tormento para el miserable y una guirnalda para el réprobo; otorgándoles dardos llameantes para disminuir la tierra, y Nueve más cuyas maldiciones visitan la tierra con beneplácito, y gobiernan junto al Segundo y el Tercero.

Por tanto, presten atención a mi voz! Os he hablado, y os muevo en poder y presencia, vuestras obras serán un canto de honor, y serán las alabanzas de vuestro Dios en vuestra creacion !

LA SÉPTIMA CLAVE

La Séptima Clave Enoquiana es utilizada para invocar el deseo, rendir tributo al glamour, y deleitarse en los placeres de la carne.

Oriente es un hogar de rameras cantando alabanzas entre las llamas de la gloria primera, donde el Señor Oscuro ha abierto su boca; y se han convertido en habitáculos vivientes en quienes se regocija la fuerza del hombre; y están engalanadas con brillantes ornamentos, como las maravillas de todas las criaturas. De quienes sus reinos son como el Tercero y el Cuarto, fuertes torres y lugares de descanso, el lugar del placer y el regocijo. Oh sirvientes del placer, Movéos! Apareced! canten alabanzas a la Tierra y sed poderosos entre nosotros. Porque por ello se conmemora esto, y nuestra fuerza se robustece en nuestro consolador.

LA OCTAVA CLAVE

La Octava Clave Enoquiana habla del nacimiento de la Edad Satánica
 

El mediodía primero es como la tercera indulgencia hecha de columnas de jacinto, en quienes los ancianos se vuelven fuertes, a los que he preparado para mi propia justicia, dice Satán, cuya prevalescencia que a Leviatán hará inclinarse. ¿Cuántos hay que queden aún en la gloria de la Tierra, que no verán la muerte hasta que se derrumbe la casa y se hunda el dragón? Alegraos, porque las coronas del templo y la túnica de aquél que es, fue, y será coronado ya no está dividida! Avanzad! Apareced! para que seáis el terror de la Tierra, y para tal estáis preparados!

LA NOVENA CLAVE

La Novena Clave Enoquiana nos advierte del uso de sustancias, elementos o farmacéutica que pueden conducir al engaño y esclavización subsequente del maestro. Una protección contra los falsos valores.

Un poderoso guardián de fuego con espadas flamígeras de doble filo (que contienen los recipientes del engaño, y cuyas alas son de ajenjo y sal), han ubicado su fetiche en Occidente, y están acompasados con sus ministros. Estos guardan el musgo de la humanidad, como el rico lo hace con  su fortuna. Malditos sean, y malditas sus iniquidades! En sus ojos hay hitos más grandes que la Tierra misma, y de sus bocas salen mares de sangre. Sus mentes están cubiertas con diamantes, y sobre sus cabezas hay piedras de mármol. Dichoso aquél en quien no posan sus miradas. Por Qué? El Señor del Bien se regocija en ellos! Idos y dejad vuestros envases, porque este tiempo es de descanso!

LA DÉCIMA CLAVE

La Décima Clave Enoquiana crea una ira rampante y produce violencia. Es peligroso utilizarla, a menos que se haya aprendido a salvaguardar la propia inmunidad; es como arrojar un rayo al azar!

Los truenos de la ira cubren el Norte, a semejanza de un roble cuyas ramas están repletas de nidos de lamentaciones y yace llorando sobre la Tierra, que arde de noche y de día y vomita cabezas de escorpiones y azufre mezclado con veneno. Sean esos los truenos que rugen al mismo tiempo que cientos de terremotos y miles de olas, que no descansan, ni saben cuándo hacerlo. Una roca arrastra consigo otras miles, como lo hace el corazón del hombre con sus pensamientos. Ay! Ay! Sí! Ay de la Tierra, porque su iniquidad es, fue, y será grande. Retiraos! Pero no os llevéis vuestros poderosos sonidos

LA ÚNDECIMA CLAVE

La Undécima Clave Enoquiana es utilizada para anunciar la llegada de los muertos y establecer una sustancia más allá de la tumba. Para atarlos a la tierra. Una llamada fúnebre.

Rugía el poderoso trono, ya había cinco truenos que volaban a Oriente. Y el águila hablaba con voz poderosa: Retiráos de la mansión de la muerte! Y se reunieron y se convirtieron en los no muertos que cabalgan los torbellinos. Idos! Porque he preparado un lugar para vosotros. Movéos, pues... y mostráos! Develad los misterios de vuestra creación. Sed amigables conmigo, porque soy vuestro Dios, el verdadero adorador de la carne que vive para siempre!

LA DUODÉCIMA CLAVE

La Duodécima Clave Enoquiana es utilizada para dar rienda al displacer que se siente hacia la necesidad del hombre de sentirse miserable, y atraer tormento y conflicto al heraldo de la tristeza.

Oh vosotros que habitáis en el Sur y sóis como linternas de tristeza, abrocháos vuestras armaduras y visitadnos! Traed las legiones del ejército del Infierno, para que el Señor del Abismo pueda ser magnificado, cuyo nombre entre vosotros es la Ira! Movéos y apareced! Abrid los misterios de vuestra creación! Sed amigables conmigo, porque él mismo! el verdadero adorador del excelso e inefable Rey del Infierno!

LA DECIMOTERCERA CLAVE

La Decimotercera Clave Enoquina se utiliza para hacer al estéril alguien lascivo y confundir aquello que negarían los placeres del sexo.

Oh vosotras las espadas del Sur, que tenéis ojos para incitar la furia del pecado, embriagando a los hombres que están sedientos; Contemplad! la promesa de Satán y Su poder, quien entre vosotros es llamado entre amargos dolores! Movéos y apareced! Develad los misterios de vuestra creación! Porque soy el mismo, vuestro Dios, el adorador verdadero del excelso e inefable Rey del Infierno!

LA DECIMOCUARTA CLAVE

La Decimocuarta Clave Enoquiana es un llamado a la venganza y la manifestación de la justicia

Oh vosotros, hijos e hijas de mentes enmohecidas, que juzgáis las iniquidades que hay sobre mí. He aquí! la voz de Satán; la promesa de Áquel que entre vosotros es conocido como el acusador del tribunal supremo! Movéos, y apareced! Abrid los misterios de vuestra creación! Sed amistosos conmigo, porque soy él mismo! el adorador verdadero del excelso e inefable Rey del Infierno!

LA DECIMOQUINTA CLAVE

La Decimoquinta Clave Enoquiana es una decisión de aceptación y compresión de los maestros cuyo deber radica aconsejar a quienes buscan dioses espirituales.

Oh Tú, quien comanda la llama primera, bajo cuyas alas se hallan los ejes que de las telarañas que envuelven  la Tierra; que conocéis el nombre de la "rectitud" y el sello del falso honor. Movéos y apareced! Abrid los misterios de vuestra creación! Sed amistosos conmigo, porque soy el mismo! el adorador verdadero del excelso e inefable Rey del Infierno

LA DECIMOSEXTA CLAVE

La Decimosexta Clave Enoquiana reconoce los contrastes maravillosos de la tierra, y el sustento de tales dicotomías.

Oh, llama segunda , mansión de justicia, que tiene en gloria sus orígenes y consuela al justo; que camina sobre la Tierra con pasos de fuego; que entiende y separa las criaturas! Grande sóis ante el Dios que se extiende y conquista. Movéos y apareced! Abrid los misterios de vuestra creación! Sed amistosos conmigo, porque soy el mismo!, adorador verdadero del excelso e inefable Rey del Infierno!

LA DECIMOSÉPTIMA CLAVE

La Decimoséptima Clave Enoquiana es utilizada para iluminar a quienes se hallen entorpecidos y destruir a través de la revelación

Oh, Llama Tercera, cuyas alas son espinas que aumentan el dolor, y que tienes ante tí miríadas de lámparas vivientes; cuyo Dios es ira y rencor. Prepara tus órganos genitales, y escucha! Muévete, y aparece! Abre los misterios de tu creación! Se amistosa conmigo, porque soy el mismo! el adorador verdadero del excelso e inefable Rey del Infierno!

LA DECIMOOCTAVA CLAVE

La Decimooctava Clave Enoquiana abre las puertas del Infierno y conjura a Lucifer y sus bendiciones.

O Tú, Luz poderosa y llama ardiente de consuelo, que en el centro de la Tierra develas la gloria de Satán; en quien permanecen los grandes secretos de la verdad; que en vuestro reino es conocido como "Fuerza a través de la Alegría," y que no ha de ser contenido. Séd para mí como una ventana de consuelo. Movéos pues, y apareced! Abrid los misterios de vuestra creación! Sed amistosos conmigo, porque soy el mismo!, el adorador verdadero del excelso e inefable Rey del Infierno!

LA DECIMONOVENA CLAVE

La Decimonovena Clave Enoquiana es la que sostiene el equilibrio natural de la tierra, la ley del ahorro, y la ley de la selva. Deja al descubierto toda hipocresía y los santurrones terminarán esclavizados bajo ella. Trae consigo la mayor explosión de Ira sobre el miserable, y sienta las bases del éxito para el manate de la vida.

Oh vosotros que habitáis en el aire primigenio, que en los rincones de la Tierra sois poderosos, y ejecutáis los designios del poderoso. A vos se os ha dicho: Contemplad el rostro de Satán! el principio de todo consuelo, cuyos ojos son la claridad de las estrellas; lo que os ha autorizado para gobernar la Tierra, y su indecible variedad; otorgándoos el conocimiento para disponer de todas las cosas de acuerdo a la providencia de Aquél que se sienta en el Trono Infernal, y que en el principio se levantó diciendo: Sea gobernada la Tierra por sus habitantes, y que en ella haya división; la gloria de sus partes; y que haya división en ella; y que su gloria pueda ser bebida y servida en sí misma. Que su maldición vaya a la par con la satisfacción de sus deseos, y que, como doncella,  les sirva. Que las estaciones se confundan entre sí, y que sobre ella, o en su interior, ninguna criatura sea la misma. Que todos sus números difieran de su calidad; y que no haya una criatura igual a otra. Que las criaturas razonables de la Tierra, y los Hombres, se confundan y enfrenten unos a otros; y que olviden su lugar de residencia. Que el trabajo del Hombre, y toda su pompa, sea mutilado. Que sus construcciones se conviertan en cuevas de las bestias del campo! Confunde su entendimiento con oscuridad! ¿Por qué? Me arrepiento de haber hecho al Hombre. Que su naturaleza sea conocida a veces, y que otras veces permanezca oculta; porque ella es el lecho de una ramera, y la morada de Lucifer el Rey

Abre de par en par las puertas del Infierno! Que te sirvan los cielos inferiores! Gobierna a quienes gobiernan! Arrójalos a medida que no te sirvan más. Atrae todo lo que te fortalezca, y destruye lo podrido! que ningún lugar permanezca en su sitio. Añade y disminuye hasta que cuentes las estrellas. Levántate. Muévete! y aparece ante el convenio de Su boca, con la que Él nos ha prometido Su justicia. Abrid los misterios de vuestra creación y hacednos partícipes de la SABIDURÍA INCÓLUME!